Z.L.C.

30.12.2016: Hola chicas! Descubrí la donación de óvulos hace unos meses y empecé a interesarme en ello, así que envié mi “curriculum” y en seguida se pusieron en contacto conmigo facilitándome todo tipo de información y datos. El trato desde el primer momento fue cercano y afable, quedé encantada.

Al decidirme a donar, todas las personas cercanas me asustaban diciendo cosas del tipo “eso duele mucho…”,” te van a sedar..”, “no vale la pena pasar todo lo que pasas…” Bien, pues haciendo caso omiso a todos esos comentarios seguí adelante con la donación y debo admitir que aunque empecé asustada y con inseguridad, cada día estaba más contenta con lo que hacía y mis temores desvanecían con cada visita a la clínica. Mi única pega en todo esto fue la distancia al centro (63km.), por lo demás, tanto el tratamiento, como ecografías, analíticas e incluso la sedación y la punción final fueron un paso más, nada horrendo ni escandaloso. Ayer mismo tuve la punción folicular…Estaba asustada y nerviosa pero fijaros si quedé contenta que pienso seguir donando :). Tienen todo muy controlado y en todo momento su prioridad es tu bienestar y seguridad.

Chicas, los amigos y conocidos nos asustan contándonos historias de lo más sanguinarias, dolorosas y traumáticas… Quiero dejaros aquí mi experiencia y mi opinión: “No dejéis de intentarlo, si realmente queréis ayudar a esa pareja a ser padres, no os dejéis llevar por el miedo que os infunden los demás. Os lo dice una donante que no ha tenido ni molestias ni dolores ni la más mínima queja durante todo el proceso :)”

Los comentarios están cerrados.